En la actualidad, existe un amplio abanico de posibilidades que te pueden ayudar a mantener sano tu organismo. Lo ideal, es que escojas una actividad que, aparte de ser compatible con tus condiciones físicas, te resulte entretenida su ejecución.

¿Qué plan de ejercicios es dinámico, entretenido e integral? El entrenamiento funcional se posiciona cada vez más como una de las mejores opciones. Pero ¿qué es entrenamiento funcional y cuáles son sus características? A continuación, conoce las principales claves de esta disciplina:

¿Qué es entrenamiento funcional?

En términos generales, es una rutina de ejercicios que considera al cuerpo en su totalidad, sin enfocarse solamente en alguna parte en concreto.

Inicialmente era utilizado para preparar a fuerzas especiales como el SWAT, y también en programas de rehabilitación, pues buscaba entregarle al paciente fuerza y movimiento en zonas donde este ya no tenía.

¿En qué se basa el entrenamiento funcional?

El objetivo es ejercitarse y prepararse completamente con movimientos y trabajo de los músculos, articulaciones, ligamentos y tendones. Lo interesante y especial, es que se realiza de manera coordinada para mejorar el funcionamiento integral del cuerpo

Algunos de los ejercicios más comunes en este tipo de entrenamiento son las sentadillas, burpees, zancadas y plancha.

Lo anterior, convierte a esta actividad en una práctica sencilla, sin los requerimientos de deportes más especializados. Según Antonio Ortiz, nutricionista deportivo, “las pesas pueden resultar aburridas y el entrenamiento funcional o con peso corporal es ideal para aquellas personas que quieran empezar a moverse, digamos sin tener que salir de su casa”.

Características de entrenamiento funcional

  • Al ser una disciplina completa e integral cumple con trabajar la velocidad, la coordinación, la agilidad, la movilidad, la resistencia, la fuerza, entre otros aspectos.
  • En tan solo una hora (o menos) se realiza el entrenamiento completo, un tiempo récord si se considera que se está ejercitando todo el cuerpo.
  • Se simulan situaciones de la vida diaria en las que se necesitan respuestas ágiles, por lo que no son ejercicios demasiado complejos y pueden practicarse desde casa.
  • Una de las características de entrenamiento funcional es que la actividad presta especial atención a la posición corporal, ya que el entrenamiento se centra en la zona media, fortaleciendo el abdomen y la espalda.
  • Los reflejos son otro punto importante debido a que se intenta poner al cuerpo en alerta ante ciertos estímulos.

6 beneficios del entrenamiento funcional

1. Prioriza el movimiento

La intensidad con la que se trabaja le da al cuerpo mayor agilidad y resistencia. ¿El resultado? Sentirse mejor. ¡Sin dudas es una excelente opción!

2. Potencia la coordinación y equilibrio

Al trabajar conjuntamente todos los grupos musculares las habilidades motrices mejoran considerablemente.

3. Ayuda a la disminución del peso

Si bien esto también dependerá de otros factores, al ser un entrenamiento de energía en pocos minutos constituye un gasto calórico considerable.

4. Proporciona entretención

Se utilizan distintos objetos que lo hacen atractivo (pesas, colchones, sogas, pelotas). Además, las clases grupales permiten intercambiar experiencias y conocer a distintas personas.

5. Es un gran complemento a otras actividades deportivas

No son pocos los deportistas de élite adeptos a este tipo de entrenamiento debido a que se trabaja en una sintonía única entre estímulos (sistema nervioso), músculos, articulaciones, etc.

6. Mejora la postura

Más del 80% de la población ha sufrido alguna vez lumbalgia, es decir, dolor en la parte baja de la espalda provocado por una mala postura, entre otras razones. Este tipo de entrenamiento disminuye el riesgo de sufrir lesiones comunes pues se trabaja para fortalecer el cuerpo.

Ahora que ya sabes en qué se basa el entrenamiento funcional, ¿te animas a intentarlo?

Abrir chat